Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Sólo un 20% de las empresas españolas tiene en marcha proyectos de Inteligencia Artificial

  • Noticias

inteligencia artificial IA

Según un estudio de Microsoft la mayoría de las empresas españolas cuenta con proyectos piloto de Inteligencia Artificial, pero sólo un 20% ha ido más allá de las pruebas de concepto.

La Inteligencia Artificial está de moda. Quizá demasiado. Las ventajas, muchas, los retos, también, aunque se hable menos de ello. Sobre ella dicen que va a transformar a la empresa, la forma en que se optimizan las operaciones, y que tendrá mucho que ver en la oferta de productos y servicios del futuro. El 65% de las empresas españolas cuenta con planes, proyectos pilotos o pruebas de concepto alrededor de tecnologías de Inteligencia Artificial, pero sólo el 20% cuenta con soluciones de IA en funcionamiento, doce puntos por debajo de la media europea (32%).

Los datos son de un estudio de Microsoft, elaborado por EY, entre más de 300 empresas y que ha sido presentado en rueda de prensa por Pilar López, presidenta de Microsoft España, quien ha identificado los cinco pasos clave para acelerar la adopción de soluciones de IA en las empresas, adopción que supondrá “nuevas oportunidades para acelerar la innovación, mejorar la competitividad, liderar el sector de actividad” y, en general, profundizar en la transformación digital.

Hola de ruta

La hoja de ruta propuesta por Microsoft para acelerar la adopción de la IA es:

1. Realizar una aproximación consistente a la IA mediante una estrategia de priorización del ámbito de aplicación.

2. El impulso debe venir desde arriba. Es obligación de la dirección comunicar de forma clara a la organización los objetivos relacionados con la IA y apostar por su adopción en todos los niveles.

3. Contar con las capacidades necesarias para lo que se aconseja, por lo que conviene acelerar la curva de aprendizaje y apoyarse en partners estratégicos para la construcción de soluciones de inteligencia artificial.

4. Definir una estrategia de Datos , porque la IA será tan buena o tan mala como sean los datos.

5. Generar confianza en la IA, no sólo en lo que se refiere a la privacidad y seguridad de esa Inteligencia Artificial, sino a la imparcialidad, o que las decisiones que toman los algoritmos sea la correcta.

David Carmona, General Manager IA Marketing de Microsoft, confirmaba durante la rueda de prensa que dar el salto entre la incubación de un proyecto de IA al momento de ponerlo a trabajar es lo que está costando. En el caso de la compañía de Redmond, el artífice o impulsor ha sido el propio Satya Nadella, CEO de Microsoft, aseguraba Carmona. “Nuestro objetivo es proporcionar los productos y plataformas para que las empresas adopten la IA”, decía el directivo añadiendo que se trata de democratizar la tecnología, de llevar a la IA a todos los empleados, mientras repetía que la generación de confianza es un elemento clave.

Entre las conclusiones del estudio, enunciadas por Juana Fernández, directora del centro de Inteligencia Artificial & Análisis de Datos – EY Wavespace, que las empresas españolas son menos maduras que otras empresas europeas cuando se trata de pilotar de forma activa las iniciativas de IA.

Algunos datos del estudio:

• Para el 42% de las empresas la IA es “importante” como prioridad Digital

• El 75% de las organizaciones españolas espera que la IA tenga un alto impacto en su sector de actividad

• Un 95% espera que la IA le permita optimizar sus operaciones y un 85% cree gracias a ella mejorará la relación con sus clientes.

Enumeraba por último Juana Fernández las capacidades que deben reunirse para sacar partido a la IA. Entre las capacidades tecnológicas destacan la analítica avanzada, gestión de datos, alianzas externas para su desarrollo y tener la capacidad de adquirir tecnologías emergentes. También se contemplan unas capacidades Humanas, que tienen que ver con la capacidad de liderar una transformación que saque partido a las tecnologías de IA; una cultura abierta capaz para poder adoptar el cambio; facilitar la adopción de estas tecnologías y un desarrollo ágil  que permita avanzar de forma efectiva hacia soluciones de IA.